stats for wordpress
content top

Esquí II: Alpino y un hotel acogedor donde pasar la noche

Una de las modalidades más practicadas en el mundo de la nieve es el esquí alpino. Subir a las cotas más altas y descender por las pistas a toda velocidad es una sensación difícil de describir que merece ser experimentada.

El esquí nació como una forma de desplazarse y de subsistencia en los países nórdicos, hasta que con el noruego Sadre Norhein, se convirtió  en un deporte de competición.

Gracias a la inmigración la práctica de este deporte se ha extendido por todo el mundo, especialmente en Europa, Estados Unidos y Japón. En España hizo su aparición hacia 1910, practicándose en pequeños clubes pero sobre todo después de 1941, año en el que se creó la Federación Española de Esquí.

España cuenta con multitud de pistas de esquí, tanto en el norte de la península donde solamente en los Pirineos hay abiertas más de 20 estaciones, hasta las de Sierra Nevada en el sur, pasando por la cordillera Cantábrica y el sistema Ibérico en el camino.

Tal y como sugerimos en nuestro post sobre esquí de travesía, lo ideal es llegar en buena forma física y un buen equipo, incluido un casco de protección contra golpes; algo bastante habitual entre principiantes.

Si lo tuyo es dormir y cenar cómodamente después de una larga jornada de remontes y descensos, la oferta de hoteles con encanto a pie de pista o en zonas de gran belleza natural es innumerable; una lujosa y relajante alternativa podría ser alojarse en un hotel con Spa, como el Parador Vielha, en el pirenaico Valle de Arán.

Disfrutar del deporte al aire libre no es sólo para el verano, ¿cuál ha sido tu mejor descenso? ¿Eres adicto a la nieve o estás pensando en animarte esta temporada? ¡No te cortes y comparte con nosotros tu experiencia!



Leave a Reply