stats for wordpress
content top

Otoño, una estación para soñar

El título de nuestro post de hoy puede dar a simple vista la idea de que nos hemos puesto especialmente trascendentales; ¡y algo de eso hay!. Aunque como se verá, como de costumbre, lo único que pretendemos es ser prácticos. Prácticos y, por supuesto, soñadores.

El otoño, con el inicio del curso escolar y laboral, plantea sobre la mesa objetivos, metas, incluso sueños que nos gustaría alcanzar. Son muchos y muchas, los que como tú, se plantean “cuál es el secreto” para lograr llegar a su destino. Nosotros, como es obvio, no tenemos una fórmula mágica. Pero si podemos ofrecer algunos consejos que guíen tu trayecto hasta llegar a la estación deseada. Esta es la “hoja de ruta”:

  • Define tu objetivo: puede parecer absurdo, pero lo esencial a la hora de alcanzar tus metas y sueños es tener muy claros cuáles son éstos. Saber a dónde quieres llegar, es tener andada una parte importante del camino. De modo que pon tu mente en claro.
  • Gestiona eficazmente tu tiempo: el tiempo es un bien de valor incalculable. Todo el que pierdas jamás será recuperado. De modo que es conveniente que tengas muy presente que un factor clave para alcanzar tus metas es la “organización” del mismo. Recuerda, ¡no subestimes su valor!
  • Buenos hábitos y persistencia: los hábitos terminan por convertirse en costumbres. Algo que resulta fantástico en el caso de que los primeros sean positivos. Dentro de este proceso, al igual que a lo largo del camino en general, resultará vital la persistencia. Esta última será clave para no desmoralizarnos y arrojar la toalla a la primera de cambio.
  • Planificación y autodisciplina: el primer concepto está íntimamente relacionado con la “gestión eficaz del tiempo” que mencionábamos arriba. Aquellas cosas que merecen la pena, no suelen materializarse de un día para otro. De ahí que resulte básico trazar un plan que nos permita “piedra a piedra” lograr aquello que nos hemos planteado. En el cumplimiento de los plazos que nos hemos marcado en la “planificación”  jugará un papel esencial nuestra “autodisciplina”, que no es otra cosa más que la capacidad de comprometernos a algo y tener la voluntad de cumplirlo.

Si nuestro post de hoy ha servido para poner una “primera piedra” en la consecución de tus metas, nos damos por satisfechos. ¡Ánimo y adelante! Hay mucho trabajo por hacer…

    

    Leave a Reply