stats for wordpress
content top

Sencillos trucos para capear una tormenta

Dicen que “después de la tormenta siempre viene la calma”, pero mientras tanto, ¿qué hacemos?… En nuestro post de hoy te acercamos algunos consejos básicos para que en el caso de que una tormenta te pille al aire libre, puedas continuar con tu camino sano y salvo. Entre las medidas básicas de actuación figuran las siguientes:

  • No habrá una zona más segura que el valle. De modo que procura evitar en la medida de lo posible los lugares más elevados, como por ejemplo las cimas.
  • Mucha precaución con los metales. Y esto incluye desde las posibles estructuras de dicho material que pudieran encontrarse a tu alrededor, como por ejemplo tendidos eléctricos, hasta aquellos accesorios o herramientas que puedas llevar contigo; sin ir más lejos un bastón de trekking. Recuerda que los metales atraen descargas eléctricas. De manera que actúa en consecuencia.
  • ¿Resguardarse bajo un árbol?: ¡olvídalo! Cobijarse bajo un árbol solitario no es una buena idea, ni tampoco hacerlo bajo aquellos que posean una gran altura, ya que éstos actúan como pararrayos. La mejor opción en este tipo de casos es guarecerse bajo grupos de árboles no muy altos.
  • En los descampados, calma y sangre fría. Nada de ponerse nerviosos si nos vemos atrapados por una tormenta en mitad de un descampado. Lo más efectivo es adoptar una posición fetal y tomar las medidas oportunas para alejar las descargas. En ese sentido contamos con un par de posibilidades muy útiles. Por un lado podemos emplear como aislante la mochila que llevemos. O en su defecto, elevar una de nuestras piernas, evitando que ésta entre en contacto con el suelo y por tanto ofreciéndole una salida al rayo -lo que te permitiría salir vivo-  en el caso de que te pudiera caer.

Estos son nuestros consejos para protegerte de una tormenta. ¿Hay alguno que no figure en nuestra lista y que hayas empleado alguna vez?



Leave a Reply