stats for wordpress
content top

Claves para acertar con el calzado de montaña

En posts anteriores hemos ofrecido algunas claves para quienes pretenden iniciarse en el mundo del senderismo. Continuando en esa línea, hoy nos detenemos en un aspecto que resulta esencial en cualquier actividad de montaña; ya sea trekking, alpinismo o el propio senderismo. Nos estamos refiriendo al calzado. Una elección a la que muchas veces no otorgamos la importancia que requiere.

Si tu intención este otoño es adentrarte en el mundo de la montaña , conviene que apuestes por un calzado adecuado. Y para ello deberás tener muy presente antes de realizar ningún tipo de adquisición el tipo de terreno por el que te vas a mover y la época del año en la que lo harás. Con estas ideas claras, deberemos considerar las siguientes características a la hora de elegir:

  • Suela: Al margen de la actividad que vayas a llevar a cabo, resulta esencial que ésta sea antideslizante y con tacos. Una buena opción, especialmente en situaciones de alta exigencia serán las denominadas suelas Vibram, con un gran agarre y resistentes a la abrasión.
  • Transpirabilidad: Resulta vital en nuestro calzado a la hora de evacuar la humedad o sudor que se va acumulando en el mismo. Una mala transpiración puede ocasionar enfriamientos y en los casos más extremos incluso hongos. De modo que muy atento a este aspecto.
  • Impermeabilidad: Será especialmente importante en aquellos casos en los que se quiera disfrutar de la montaña en estaciones con una climatología poco favorable, como el invierno, o en zonas en las que el tiempo es muy cambiante.
  • Material y peso: Podemos distinguir dos líneas diferenciadas dependiendo de la materia prima. Por un lado tenemos el calzado de piel, confortable y muy adaptable aunque pesado y poco transpirable. Y por otro la fibra sintética, muy ligero y transpirable aunque con una peor adaptabilidad a nuestros pies. Como se puede apreciar, material y peso son dos rasgos estrechamente ligados.
  • Caña: Se refiere a la altura que alcanza el calzado para abrazar el tobillo. La elección mínima por la que deberíamos optar es una cañamediana. Nos dará una gran estabilidad y nos protegerá ante posibles lesiones.
  • Flexibilidad y dureza: Estos dos factores se refieren principalmente a la suela. Las botas poco rígidas resultarán muy cómodas para caminar. Por su parte las rígidas resultarán una opción ideal para situaciones más exigentes y en las que esté presente la nieve. No olvidemos que éstas últimas resultan perfectas para la incorporación de crampones.

Siguiendo estas pistas y dedicando  la cantidad adecuada de tiempo, la elección de tu calzado de montaña será un acierto. ¡Seguro!

    

    Leave a Reply