stats for wordpress
content top

Disfruta del agua de forma segura

Piscinas, playas, ríos… ¡hay tantos lugares en los que disfrutar refrescándose este verano!  Seguro que ya has pensado donde combatir el calor a lo largo del mes de agosto o donde darte un buen chapuzón el próximo fin de semana. También es probable, especialmente si eres papá o mamá, que hayas pensado en todos esos detalles que conviene cuidar para disfrutar del agua con todas las garantías. Para completar tu lista de “medidas de seguridad en el agua“, ahí van algunos de nuestros consejos:

  1. Siempre atentos a la digestión. Es lógico que tengamos muchas ganas de disfrutar de un buen baño, pero eso no justifica que no respetemos el tiempo que nuestro cuerpo necesita para procesar las comidas , especialmente si éstas son copiosas. Lo habitual y recomendable es aguardar al menos dos horas para entrar en el agua. Lo contrario podría provocar un corte de digestión.
  2. Cuidado con entrar de cabeza en el agua. Tirarse de cabeza en la misma – ya sea en la playa o en una piscina- puede resultar de lo más peligroso debido a la falta de profundidad. Este tipo de conductas pueden propiciar un accidente en el que se produzca una lesión en la médula espinal que dé paso incluso a una parálisis permanente.
  3. Mantente en las áreas reservadas para el baño. Es muy frecuente que los bañistas sufran accidentes en las playas originados por artefactos acuáticos como motos o embarcaciones. La mejor forma de evitarlos es respetar las zonas reservadas para el baño.
  4. Niños solos: ¡jamás! Los peques deben contar siempre con vigilancia. Especialmente cuando disfrutan del agua o se encuentran próximos a ella.
  5. Nunca nades contracorriente. En caso de encontrarte con una corriente lo mejor es que nades en paralelo a la playa y que una vez que notes que has salido de la anterior, pongas rumbo a la orilla.
  6. Calzado especial: ¿por qué no? Pueden que las sandalias de río no resulten lo último en moda, pero lo que sí está claro es que garantizan la protección absoluta del pie en situaciones en las que el fondo puede ser rocoso y provocar daños.
  7. No te confíes en las piscinas. Puede que éstas sean un entorno mucho más controlado. Aún así no debemos de olvidar algunos de los consejos arriba indicados. Además de añadir otros como por ejemplo el evitar tragar el agua de la piscina, plagada de sustancias químicas que la mantienen limpia, pero que pueden generarnos indisposiciones gástricas. Del mismo modo conviene recordar que debemos movernos con especial cuidado tanto en los bordes de la piscina y como en otras zonas mojadas susceptibles de resbalones.

Con estos consejos y el sentido común siempre de fondo, estamos convencidos de que disfrutar del agua será todo un placer.



Leave a Reply