stats for wordpress
content top

¡Plántale cara al sol estas vacaciones!

Tal vez muchos estéis ya de vacaciones y otros muy probablemente hayáis comenzado vuestra particular cuenta atrás de camino a la desconexión total y el relax. Algunos habréis optado por unos días de tranquilidad en la montaña y otros por un fresco chapuzón en la playa. Unos habréis puesto rumbo a un clima inestable en el que los días nublados son más frecuentes de lo que a uno le gustaría y otros habréis apostado por altas temperaturas con días soleados casi a diario. Lugares diferentes y climas distintos, aunque con un riesgo en común: el sol.

Una de las principales preocupaciones en verano es la fuerza con la que el astro rey impacta sobre nuestras pieles. Por eso en nuestro post de hoy ofrecemos algunos consejos básicos para disfrutar de forma segura de nuestras vacaciones, sin quemaduras ni sorpresas desagradables. Para empezar, lo primero que debemos tener claro es cuál es nuestro destino de vacaciones. Si optamos por la montaña será conveniente que sepamos que es donde la protección se hace más necesaria. Y es que en las zonas de mayor altura es precisamente donde la radiación de los rayos ultravioleta resulta mucho más intensa debido a la menor distancia con el sol. Conviene tener en cuenta también que la hierba y la arena -según indica la Organización Mundial de la Salud- reflejan un 25% de este tipo de radiaciones. De modo que lo más seguro en estos casos será contar con una protección de pantalla total que deberemos aplicarnos al menos media hora antes de la exposición y que deberemos renovar cada dos horas.

Por el contrario, si nuestro destino es la costa deberemos tener en cuenta el tipo de playa a la que se irá. Y es que el sol no incide de la mismaforma en todos los puntos de la tierra; la radiación solar depende de la elevación del sol y ésta a su vez varía con la latitud, la estación y la hora, siendo mayor en los trópicos, en verano y a mediodía. En la playa será importante contar con una protección resistente al agua y que sea como mínimo de nivel 15. Conviene renovar con cierta frecuencia -como mucho cada dos horas- la aplicación de la crema, especialmente si tenemos en cuenta que el sudor y el agua harán que se desvanezca con mayor rapidez de la habitual. Por último conviene recordar que es importante tener en cuenta todas aquellas zonas susceptibles de ser dañadas y que en más de una ocasión pasamos por alto, como por ejemplo los pies o los dorsos de las manos.

Errores frecuentes frente al sol

Confiarse frente a un día nublado o pensar que el mero hecho de estar en el interior de un coche nos protege del sol, son dos de los errores más frecuentes frente al astro rey. Si tenemos en cuenta, según los expertos, que la radiación solar es capaz de traspasar al 40% las nubes y que éstas además pueden crear un efecto lupa con el sol, es muy probable que de ahora en adelante optemos por aplicarnos protección en días nublados. Algo que muy probablemente también haremos, a partir de ahora, cada vez que subamos en un coche sabiendo que el cristal, lejos de protegernos, puede potenciar -especialmente si estamos ante un viaje largo- el riesgo de quemaduras.

Recuerda, si quieres disfrutar al cien por cien de estas vacaciones, haz de tu crema solar tu mejor compañera.



Leave a Reply