stats for wordpress
content top

Orientación: un deporte con el que no perder el norte

Tal vez para muchos de los aventureros y aventureras que nos leéis habitualmente la orientación ya sea algo familiar, sin embargo, para aquellos que todavía desconocen esta disciplina deportiva diremos que se trata de una modalidad en la que el objetivo fundamental del participante es realizar en el menor tiempo posible un recorrido marcado, que se compone o fracciona en diferentes puntos de control. Esta actividad, que combina las carreras de cross y los deportes de aventura, tiene su origen a finales del siglo XIX en los países escandinavos y dentro del ámbito militar. En nuestros país tendremos que esperar todavía algunos años para disfrutar de esta disciplina deportiva; para ser exactos hasta la década de los 60.

La práctica de la orientación requiere que sus participantes cuenten, de entrada, con una buena forma física, además de un adecuado sentido de la orientación, destreza y una generosa dosis de sacrificio. No olvidemos que esta disciplina deportiva exige en muchos de los casos sacar el máximo partido a los mapas de los que disponemos, caminar y recorrer todo tipo de superficies e incluso sobrevivir con lo más básico en situaciones que en muchos casos puedan llegar a ser de extrema necesidad. En la práctica de la orientación la brújula y el mapa se convertirán en una parte indispensable de nuestro equipamiento, seguidos por la indumentaria adecuada, en la que se incluirían un traje de nylon transpirable, calcetines y un calzado ligero pero que al mismo tiempo incluya un agarre de confianza a base de tacos o clavos. Se hace recomendable también que junto a los anteriores se incluya un cronometro -muy útil para mejorar marcas personales y analizar la carrera-, unas polainas para protegernos de arbustos y ramas y una muda de recambio por si la lluvia decide aparecer.

Seguro que muchos de vosotros habéis practicado ya orientación y seguro que también tenéis una interesante experiencia para compartir con todos. De modo que adelante. ¡Somos todo oídos!




Leave a Reply